Foo Fighters, la luz de Nirvana

Fui más fan de Nirvana de lo que podría llegar a confesar. Más allá de esa áurea de pesimismo, destrucción y violencia la figura de Kurt Cobain escondía una facilidad pasmosa para componer grandes temas que entraban con la fuerza de un disparo.
A los segundos ya se sabía que era algo especial, no hacía falta llegar al estribillo.
Algunas, incluso eran sorprendente luminosas. Pero eso ya es otra historia.
Su muerte dejó a muchos sin sentido, noqueados por el dolor y por la falta de una figura que acompañara la perdida.
De su muerte muchos podrían haber rascado Neil Young,  cuya frase es mejor quemarse que desvanecerse fue escrita por Kurt Cobain momentos antes del suicidio y seguramente se hubieran encontrado a un tipo que ha hecho más por la música de los que nunca le reconocerán.Lo cierto es que Dave Grohl sorprendió a más de uno publicando un disco bajo el nombre de Foo Fighters.
Aunque he dejado de seguirles con el mismo interés que en sus inicios hay que concederle al ex bateria de Nirvana el mérito de resucitar y dejar atrás un nombre tan difícil como el de Nirvana.
Y eso que “Foo Fighters” está grabado con el ímpetu y la torpeza amateur que, lejos de echarse atrás, logra transmitir el optimismo del primerizo orgulloso de publicar unas canciones con los amiguetes.

Lo más divertido de Foo Fighters es que las líneas melódicas vocales e instrumentales guardan cierta coherencia que se agradece, lejos del rasgueo interminable de grupos que crean canciones a base de repetición y distorsión.
Eso permite a Dave Grohl jugar con varios libros de estilo.
Nunca suenan demasiado grunge, demasiado duro, demasiado suave.
Por supuesto que el segundo disco, “The Colour and the Shape”, supone un cambio en muchos sentido para la banda.  Es su primer disco serio, con el que seguramente decidiría si la banda caía en el olvido y el salto cualitativo es considerable.
La producción, mucho más acurada y profesional, acompaña perfectamente a unas canciones mucho más contundentes pero que no olvidan las líneas melódicas.
Por lo tanto, el disco resulta tan entretenido que regreso a él de vez en cuando sin prejuicios.

Desde ese lejano 1997 lo que escuchado de la banda me ha parecido demasiado plano, con un sonido sin demasiados matices y, por lo tanto, un poco aburrido.
Dave Grohl es un tipo que me cae bien y se le supone cierto sentido del humor, como desmuestra habitualmente en sus videoclips, y no descarto volver a enganchar la discografia de Foo fighters, antes conocido como el grupo del ex bateria de Nirvana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: