Halcones y Princesas

The past just don’t matter, tomorrow won’t mind.

Tengo una hermana que en su momento fue una princesa a la que tenía que salvar de un terrible castillo construido con sábanas, mantas y cojines con mi espada en forma de escoba y una valentía que ha ido disminuyendo con los años.
La aventurera perfecta para un experto explorador como yo en busca de pistas y tesoros bajo las baldosas.
Una compañera ideal para compartir los secretos, los miedos y temores de un niño que soñaba con ser dibujante, actor y bailarín.
(Por qué decir sólo una si puedes escoger tres?)
Mi hermana también era una bailarina fantástica con la que podía saltar sobre el sofá y correr como un loco por el diminuto salón.
Con tantas historias en nuestras espaldas a menudo necesitábamos una pausa, un breve instante para recuperar el aliento y la realidad.
Compartíamos el silencio, tan necesario para dos soñadores, mientras sonaba algún disco de los muchos vinilos que había en casa. La favorita, sin duda, era The Hawk, una canción que cantaba Marianne Faithfull en la banda sonora de Trouble in Mind (1985), aquí conocida como Inquietudes

trouble-in-mind-cvr

Eran ocho minutos en los que no había ni cuentos ni princesas, ni bailes ni miedos, ni sueños ni dibujos.
Es más, creo que ni nosotros dábamos signos de vida: estábamos volando a una altura infinita en la que el viento olía a libertad y los sentimientos eran tan indescriptibles que volver a la realidad necesitaba de unos minutos de recuperación.
Claro que entonces no la entendía pero la canción tiene un mensaje que ahora cobra un sentido mucho más amplio.
Libertad y amor, conceptos complejos descritos con palabras sencillas. Escuchada hoy, siento cierto vacío en el pecho, una extraña sensación de no haber aprovechado el tiempo y, aunque no lo parezca, muchas ganas de no perder ni un minuto a partir de ahora.
Pónganse unos auriculares si quieren quedarse con la parte más esencial del ser humano.
Como dice la canción haz tus propias reglas, rompe tus cadenas. Sólo así se puede volver a bailar y salvar a princesas de castillos y soñar que, a pesar de todo, aún todo es posible.

Gotta make your own rules, child
Gotta break your own chains.
Your dreams that possess you
can blossom and bless you
or run you insane.
The moment is yours, child, to lay on the line.
The past just don’t matter, tomorrow won’t mind.
I don’t deserve you, I’m only human.
But I swear I’ll love you just as hard as I can.
Storm on the mountain
Stars in the sky
Running for glory
Freedom to fly.
Will you remember, way down the road
Somebody loves you more than you know.
Storm on the mountain
Stars in the sky
Running for glory freedom to fly.
Will you remember, way down the road,
Somebody loves you More than you know.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: