Goldfrapp y quitarse el sueño de encima

tumblr_mogvbqgf7L1qb8b66o1_1280

Llevo dos días durmiendo más bien mal. Así que la lucha por no dormirse durante el día para poder descansar (o intentarlo) por la noche es tan dura como fácil rendirse.
Lo mejor es mantenerse ocupado, evitar tumbarse y, por supuesto, música alta, que como es habitual nunca falla.
Durante estas horas he escuchado con detenimiento la discografía de Goldfrapp, coincidiendo que está a punto de publicar Tale of Us y la verdad es que el dueto británico firma una carrera muy regular y con discos muy notables, aunque suenen distintos unos de otros. Una de sus virtudes es conservar esa personalidad tan identificable.

Su primer disco Felt Mountain(2000) está a millas de distancia del más reciente.
Un disco espeso, oscuro, gobernado por la impecable voz de Allison, quien con los años ha aprendido a tomar el control de su imagen, a dominar la escena y a mejorar sus registros interpretativos.
Más allá de Lovely Head o Human, los temas más destacados de aquel álbum; y de su single más celebrado Ooh La La, dos discos más tarde, levanto una lanza a favor de Head First (2010) ese festival de sintetizadores con olor a los ochenta que no gustó demasiado.

Me saben a poco nueve temas para un disco que acude al estribillo con el ímpetu de un jovenzuelo pero que a diferencia de muchos de los temas de la década de los ochenta hay mucha más vida lejos de los estribillos pegadizos. El disco empieza disparado con Rocket, Believer y Alive, un tema con el que Mika daría su mano izquierda por haberlo compuesto.

Tras Head First, el tema que da nombre al disco, es cierto que pierde pegada pero basta con escucharlo otra vez para darse cuenta que, en realidad, la simpleza no es tan fácil. El detalle en cada canción busca la perfección. La ilusión del descontrol del estribillo confunde a los que buscan complejidad en la (sobre)producción. Los que fruncen el ceño con la música comercial y se ponen las gafas cuando escuchan Wilco o Mumford & Sons, tienen un problema. En la música no existen los límites, señores.
Aunque a Pitbull o a David Guetta deberían encerrarles a escuchar Goldfrapp para aprender cómo se produce una canción con clase y elegancia.

Es eso o cortarles las manos.

GOLDFRAPP-HEADFIRST

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: