Broken Bells, la vida maravillosa de Mark Linkous

AfterDisco_zpsfd37ea86
Para qué engañarnos, no fue una sorpresa el suicidio de Mark Linkous. Durante la gira que hizo con Radiohead para promocionar su primer disco como Sparklehorse se quedó inconsciente tras una explosiva combinación de antidepresivos, alcohol, heroína y valium. Lo que para cualquiera hubiese sido una muerte segura para él fueron catorce horas inconsciente y su corazón sin bombear durante unos instantes. Casi llegó a perder sus piernas. Sus seis meses siguientes los pasó en una silla de ruedas. Aún así, su talento para componer bonitas canciones llamó la atención de muchos y quisieron colaborar con él para el álbum convenientemente titulado “It’s a wonderful life”. Pj Harvey, Nina Pearson, John Parish y el mismíssimo Tom Waits, por el que Linkous tuvo que tomarse más de un whiskey antes de llamarlo, fueron los acompañantes más destacados del disco. Su último disco “Dark Night of the Soul” fue escrito conjuntamente con Danger Mouse con el que también hubo una larga lista de colaboraciones como Julian Casablancas (The Strokes), Iggy Pop, James Mercer (The Shins), Suzanne Vega o Frank Black (Pixies). El disco además iba acompañado por fotografías hechas por David Lynch. Un disco peculiar desde muchos puntos de vista. Fue grabando “Insane Lullaby” cuando James Mercer y Danger Mouse se conocieron, se expresaron su respeto mutuo y casi de inmediato se encerraron y grabaron el que sería el primer disco de Broken Bells.


broken_bells-8f9ecf05875e086aab462c2ce958d20526aafcb2
El resultado es una maravilla.
Demuestra, una vez más, la versatilidad de Danger Mouse como productor.
Un álbum lleno de matices y temas que crecen a cada segundo sorprendiendo en cada escucha.
Dentro de “Sailing to Nowhere” hay dos o tres canciones distintas y aunque no se haya convertido en single la verdad es que la que mejor define el dúo.
James Mercer confirma la mejoría vocal que ya demostró con The Shins años atrás con “Wincing the Night Away” y su capacidad para componer complejas melodías parece interminable.
“Broken Bells” se disfruta hasta exprimirle la última gota y aún así en la siguiente escucha sabe todo distinto.
Cuando esto sucede hago lo que cualquier cuerdo haría.
Lo escucho y lo escucho, hasta cien, mil veces, como un idiota, como si fuera el único disco en la Tierra, como si fuera único en su especie. Le doy al play contínuamente, un gesto mecánico, casi rutinario, pero la buena notícia es que me sigue gustando tanto como el primer día.
El EP publicado un año más tarde “Meyrin Fields” no acabó de apaciguar la sed por Broken Bells.
Durante estos años, Danger Mouse ha producido a artistas tan dispares como The Black Keys, Electric Guest y Norah Jones con resultados notables. James Mercer, por su parte,  publicó “Port Of Morrow” con The Shins.

broken_bells2

Han pasado cuatro años pero Dicho esto no dejaré a nadie con loa boca abierta si afirmo que Broken Bells se convirtió con un disco una de mis bandas favoritas que son, al fin y al cabo, con las que nunca te aburres y las que nunca te decepcionan.
Hay quien pasa más de una década buscando una identidad musical.
James Mercer y Danger Mouse tardaron unos segundos para crear una personalidad a este maravilloso proyecto con el que Mark Linkous, en paz descanse, le hubiera gustado participar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: