La Casa Azul: Lo difícil es hacer reír

40222-944-529
Tras más de una década y decenas de canciones y sentimentos más tarde, aún hay quien cree que La Casa Azul es sinónimo de música pegajosa, alegre e infantil dicho de un modo peyorativo.
Seguramente los que fruncen el ceño con la música de Guille Milkyway harían ascos de The Supremes, Earth Wind & Fire y a los mismísimos Beatles, por decir sólo algunos, si surgieran en la actualidad.

Es evidente que la (magnífica) estrategia de esconderse tras un grupo ficticio creado para la ocasión jugaba en su contra. Aún hay quien juzga un libro por su portada. A pesar de la apariencia inocente, infantil y alegre se escondía sentimientos agrios como el desamor, la soledad y la melancolía.
Fueron muchos los que no le vieron la gracia. Incluso sus fans, tras dos discos, aún creían que el grupo existía de verdad. Los que no lo eran se defendían criticando la excesiva alegría que desprendían sus canciones. Parece ser que las palmadas y los paparapapá como coros no tiene suficiente estatus en la cultura musical.
Lo cierto es que La Casa Azul, y por tanto Guille Milkyway, han sido uno de los grupos que más y mejor han evolucionado.
Tanto El sonido efervescente de La Casa Azul como Tan simple como el amor están llenos de himnos y canciones tan redondas como adictivas.
Una música pegajosa que contrasta con unas letras desoladoras.

El sol no brillará ya nunca más
Te echo de menos
¿Cómo pudiera hacerte ver que eres mi mar?
Mi corazón es diferente a los demás
Y hoy bailas y sonríes sin parar
¿Cómo te atreves?
Después de todo lo que me has hecho pasar
Deberías irte para no volver jamás…

Desde tiempos ancestrales que se usa la música para despojarse de los malos espíritus. Desde el gospel hasta el pop más reciente cantar nuestras miserias libera el alma. Quien no entienda eso de la música y de La Casa Azul o no tiene oídos o no quiere usarlos.
“La Revolución Sexual” (2007) supone un punto de inflexión para Milkyway. Da un paso al frente y desvela un secreto a voces. La (falsa) banda eran, en realidad, unos robots dirigidos por el músico, en otra brillante jugada. Pero más allá del marqueting hay en las letras de La Casa Azul un cambio notable. Relatos más costumbristas, mucho más valientes por sinceros y una narrativa mucho más madura que la usada en anterioridad.
Aún así su música sigue contagiando alegría y ganas de saltar, aunque te pueda destrozar el corazón. Pero sobretodo se percibe en “La revolución sexual” una alegría hasta entonces desconocida. Su voz se escucha mejor y sus textos son más críticos, reivindicativos y más irónicos que nunca.

Porque hoy prefieres a los chicos malos
y a los chicos desenfrenados,
esos que te miran sin parpadear,
los que beben coca-cola, los que gritan más,
los que fingen sus detalles y se ríen más que nadie

Es “La Polinesia Meridional” cuando La Casa Azul hace su disco más redondo hata la fecha.
Ya no es tan sólo la interpretación ni sus letras aquí lógicamente más maduras y con un uso más sencillo
de la narración para desvelar una emoción más compleja.
Es que además demuestra mejor que nunca su versatilidad y su infinito conocimiento musical que se adivina a través de los miles de matices que se ven en un disco con mucho mejor empaque que todos sus anteriores.

La Casa Azul, cuyo nombre proviene de una canción de Parade, seguirá estigmatizado hasta que con los años la educación musical del país ya no promueva a Carlos Jean como el mejor productor, ni se dé dinero con los ojos cerrados para los próximos trabajos del inútil de Melendi, guste la poesía barata de Pablo Alborán y se baile con el fantasma de Pitbull.

Siempre he pensado que si Guille Milkyway fuese británico, americano o hasta francés muchas bandas se pelearían para que produjera sus trabajos. Como muestra la reeinterpretación que hace de Nino Bravo en el disco “En Libertad”.

La Casa Azul siempre me da oxigeno en algunos días en los que titubeo ante el ipod y nunca falla.
Como dicen muchos actores, lo difícil es hacer reír.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: