Happy Valley, la felicidad no existe

A éstas alturas ya sabemos todos de las bondades de las series británicas.
Lo bien que sientan las temporadas cortas a los argumentos, sus interesantes historias, su valentía para afrontar todo tipo de géneros, la veracidad de las interpretaciones.
De hecho, uno de sus grandes aciertos es la apuesta por actores relativamente poco conocidos; algo que en una producción española cuesta de ver.
El día que una cadena española dé el visto bueno a una serie encabezada por alguien poco conocido será el principio de un cambio en la ficción estatal.
Para ser justos, más de una veza la audiencia ha demostrado poca confianza en ficciones protagonizadas por actores alejados del circuito de las redes sociales y revistas.

[Read more…]